Tu principal herramienta para vender

Hola amigos vendedores, emprendedores y público en general. Aquí te hablaré de la herramienta  principal que usas para vender y cómo ésta te lleva a alcanzar el éxito  o te lleva directamente al fracaso.

Te pregunto, si un cocinero usa un cuchillo, un escritor un lápiz y un barbero sus Tijeras, ¿qué es lo que el profesional de las ventas utiliza? Nuestra primaria herramienta es nuestra boca y tiene que ser usada con seguridad.

Las palabras que usamos pueden destruir las ventas o lograrlas. Por eso es que tienes que pensar en tu boca como tu herramienta principal y tiene que ser utilizada inteligentemente si quieres que te haga más bien que mal. Pero sé razonable, a veces dirás cosas incorrectas que no debistes decirles a tus prospectos y clientes. Al igual que el barbero o estilista a veces hace un mal corte de cabello o el escritor dejó pasar un error de gramática, tú igualmente te equivocarás de vez en cuando. Pegarle mal a una pelota cuando es tu turno al bate es lo mismo que usar la palabra incorrecta en ventas. En un  equipo de pelota campeón los bateadores pierden muchos turnos al bate y se eliminan, pero en los momentos en que le pegaron muy bien a la pelota, esos batazos los llevaron al éxito.

La Buena noticia es que si tú aprendes a decir suficientes cosas correctas y si las transmites de una forma cálida, no habrá mucho espacio para decir cosas incorrectas. Trabaja en desarrollar un estilo relajado, alegre y seguro de tí mismo que se basa en el que tú sabes de antemano lo que vas a decir en vez de verte tenso, preocupado e inseguro porque estás tropezándote tratando de buscar las palabras correctas que decir.

Ésto lo logras de diferentes maneras. Edúcate en tu producto y trata de conocer lo más que puedas sobre él. También lee muchos libros, el solo hecho de leer, aumentará sin darte cuenta tu vocabulario y si puedes leer en voz alta mejor todavía. Lee mucha información  y escucha seminarios e información relacionada con el arte de vender, motivación personal, sicología, destrezas de comunicación oral y corporal, etcétera.

Para resumir, lo que se aconseja es que no esperes a estar enfrente de tu cliente para practicar las palabras que debes de decir porque no es el momento de practicar. Prepárate de antemano en frente de un espejo, o grabándote con una cámara de video y analiza cómo te desenvuelves, las palabras que usas, tu postura y tu lenguaje corporal y propónte mejorar en esas áreas que necesitas más práctica y atención.

Si te gusto este post siéntete libre de compartirlo y si deseas puedes hacer un comentario o hacerme una pregunta.

Hasta pronto!

Omar Vega

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *