¿Por qué no me gusta vender?

¿Alguna vez te has preguntado por qué no te gusta vender? Tal vez sabes el potencial de ganancia que tiene esta profesión pero sientes quer no eres capaz de hacerlo. Es normal sentir esta sensación y te explicaré en mi opinión por qué. Una de las razones que puede crear esto es por tus experiencias pasadas. Tal vez has tratado de vender algo y nunca te lo compraron, o se rieron de tí por tratar de vender algo.

Tal vez te dieron un trabajo de ventas y no vendiste nada o casi nada. Tal vez en tu mente el significado de vender es aprovecharse de los demás para tú hacer dinero. Otra cosa que puede crear este sentimiento de que no te gusta vender es que ves a otras personas que parecen hacerlo tan fácilmente que te frustra no entender qué es lo que ellos hacen para lograr tantas ventas y ser exitosos.

Muchas veces hasta son personas calladas que no hablan mucho y aún así logran las ventas, y ahí estás tú tratando de cerrar alguna. 


Tu pasado no definirá tu futuro

Es importante empezar a saber que tus experiencias pasadas no definirán tu futuro, que todo lo puedes ir cambiando paulatinamente. Existen muchos tipos de ventas y cada cuál se maneja de distintas maneras y requiere un estilo diferente. 

Por ejemplo, si tú trabajas en un negocio vendiendo jugos, sodas, botellas de agua y los clientes llegan a el establecimiento y tú sólo escuchas lo que la persona te pide, ahí tu estás vendiendo al menudeo, sin tener que explicar algo, o dar una presentación sobre todos los jugos o refrescos. Ahí estás vendiendo pero sin mucho esfuerzo y la mayoría de la gente puede hacer este tipo de ventas sin sentirse que eso no le gusta.

Por otro lado existen las ventas las cuales tú tienes que dar una pequeña presentación, hablar del producto, sus características, las ventajas y los beneficios y aquí es donde muchas personas dudan de sus capacidades.


Tal vez haya una razón o causa

 Es importante saber que tal vez hayas tratado de vender algo en el pasado y no te fué bien, y quizás la razón fué que lo que vendías no te gustaba, no te gustaba el producto, no te identificabas con él, no creías que el producto era tan necesario para las personas y por eso no insistías en venderlo. 

Esto pasa porque muchas veces tú no escogiste el producto o la compañía a la cual trabajar y no tenías opción de ofrecer sólo lo que ellos ofrecían. Entonces no puedes basar siempre tu mala experiencia o tus miedos en experiencias pasadas por no haber tenido éxito, si ese fué tu caso.

Tu relación con el producto

Es muy importante la relación que tú tengas con el producto que vayas a vender. Si el producto te gusta personalmente, si crees que es bueno para tí u otra persona, si sientes que resuelve algún problema o necesidad. Lo importante es que vendas algo que te identifiques con él, que cuando lo hayas vendido te digas a tí mismo, caramba, estoy muy contento porque sé que he vendido un gran producto a esa señora, a esa familia, a ese estudiante. 

Claro, no busques perfección en todo, si estás en una compañía que vende muchos productos entonces tal vez de vez en cuando tendrás que por obligación vender algo que no te agrade tanto. Esto lo puedes evitar trabajando con compañías que venden solamente un producto.Esto puede ser Alarmas de hogar, servicio de televisión por satélite, seguros de vida y enfermedad, entre muchos otros.

Mi ejemplo

Yo por ejemplo he trabajado en la industria de los Time Shares o Tiempos Compartidos y mi trabajo es solamente lograr una cosa: que las personas acepten un regalo que puede ser en efectivo, un crucero casi regalado, o entradas a alguna atracción turística a precios de descuento a cambio de ir a tomar, participar una charla en un hotel.

En este caso la venta mía como tal es lograr que la gente vaya a ver el hotel y por eso yo cobro. Con ésto quiero explicarte que una vez yo aprenda cómo hacer que la gente me compre la idea de asistir al hotel, entonces ese será el único producto que venderé de por vida al menos en esa compañía. Yo personalmente me siento bien haciendo ese trabajo porque la persona se beneficia por los precios del crucero, el efectivo, etc. y yo me beneficio porque me pagan por cada persona o familia que envío.

También el hotel gana porque alguna de esas personas que asisten les venden unas membresías las cuales el hotel gana dinero. Si logras ver tu producto como ganancia para el cliente, entonces te sentirás satisfecho al cerrar ventas y te gustará vender.

Otro punto importante es el conocer que las personas que has notado que saben vender probablemente empezaron sin vender mucho pero al mantenerse día a día tratando, eventualmente desarrollan las destrezas necesarias para poder cerrar ventas. Claro está, ellos tuvieron que proponerse mejorar día a día, aprendiendo de los que ya sabían y muchos de ellos probablemente empezaron a leer blogs como éste o ver videos que los ayudaran a mejorar sus destrezas de venta.

Finalmente, tal vez no te guste vender y sólo querías saber la razón por lo que no te gusta vender, no sé si la contesté, sin embargo, si no te gusta vender porque sientes que no eres bueno haciéndolo o tuviste una mala experiencia en el pasado,  entonces quiero decirte que eso lo puedes cambiar totalmente por medio de la educación y la práctica.

Un saludo

Omar Vega

2 comentarios en “¿Por qué no me gusta vender?

    • Geraldo, mi amigo, es un placer tenerte aquí y que hayas comentado! Es cierto lo que dices, vender es ayudar y aportar valor. Cuando tenemos un prospecto y sabemos que lo que ofrecemos le puede beneficiar, nuestro trabajo es orientarlo sobre los beneficios y transmitirle la emoción que sentirá luego de haber tomado la decisión de adquirir o disfrutar de dicho producto o servicio.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This